Serpientes Legendarias: La Yacumama y la Anaconda



* Nota:

La información es tomada de la red sumada a relatos  que escuche de mi abuelo paterno, el vivió en la selva, y enamorado de la Selva durante mucho tiempo, estos relatos no tienen base científica , sino que forman parte de la cultura y Folklore de la Amazonia Peruana.

Estas en la selva sudamericana, hay un sol radiante, el calor es abrasador , y luego  de una extenuante caminata llegas  a un claro; muy cerca divisas la orilla de una laguna  turquesa , es casi cristalina, el verde follaje y el cielo azul se refleja en sus aguas, tan diferente a las otras, oscuras y turbias. El agobiante bochorno y la belleza del lugar te invitan a bañarte. Tu imaginación trata de adivinar que suculentos y deliciosos peces, se puede atrapar allí...¿acaso no es un magnifico lugar para acampar y pescar? ..... pero los lugareños te miraran con ojos horrorizados, ya que ellos jamas osarían bañarse ni jugar  ni pescar allí:

"La Laguna tiene madre" susurran "Y una madre muy celosa de sus aguas"


Los nativos de la Amazonia hablan llenos de temor y con asombro de  verdaderos monstruos, increíbles leviatanes tan enormes que la legendaria anaconda es pequeña en comparación.

Las serpientes que los nativos cometan, en voz baja alrededor de las fogatas del pueblo y en la seguridad de sus hogares, mide de 40 a 50 metros de largo. Las cabezas de estas criaturas gigantescas se dicen que alcanzan los 2 metros de ancho. Pueden derribar presas al escupir explosivos chorros de agua, derribar árboles en su camino y cambiar el curso de los afluentes de pequeños ríos cuando los cruzan. Los nativos llaman a estas monstruosas serpientes la Yacumama

El mundo está lleno de secretos. Muchos de ellos no se develan fácilmente. Imperios han surgidos y han caído extintos en medio de los misterios-enigmas que quedaron sin resolver a través de los siglos.Tan antiguos como los aztecas, leyendas han hablado sobre monstruosas serpientes, a la  que convirtieron en uno de sus más poderosos dioses: Quetzalcoatl. En los siglos que siguieron los pueblos indígenas de la Amazonia Peruana a menudo hablaban de la Yacumama, la serpiente del agua, también deidificada, a quien ofrecían rituales bailes y ofrendas. Herpetólogos europeos y americanos hicieron caso omiso de las habladurías tomándolo como mitos o como referencias a la gran boa acuática, la anaconda.

Según los indígenas otras serpientes gigantes también habitan el sombrío reino del Amazonas: la Sachamama y el Minhocão, serpientes que algunos nativos de la Amazonia dicen que pueden alterar la tierra cuando pasan a través de ella. Estos legendarios animales dejan muy lejos a las anacondas, a quienes los selváticos consideran "chiquitas" y "domésticas" si se las cría desde temprana edad.

Mi abuelo paterno, quien viajo, se quedó y vivió en la selva durante varios años, fascinado por la cultura, las costumbres y la naturaleza del lugar , no pudo escapar al hechizo que ejercen estos enigmáticos animales:
El tenía una anaconda de mascota cuyo nombre en español sería "Ámbar", la crió desde bebe y cuando creció un poco mas, le compraba pollos en el pueblo o cazaba sajinos , que ella feliz y glotona engullía enteros,  luego con el cuerpo deformado por la comilona de pollos, tomaba "la siesta del almuerzo". Cuando estaba al acecho de alguna presa tenia una mirada nítida, muy fija y el movimiento sinuoso de una "bailarina campa" , lista para dar un abrazo apretado. Mi abuelo contaba que ella era hermosa, robusta aun siendo muy joven; el ancho de su cuerpo en estado normal ( sin comer) era del mismo ancho de la pierna de mi padre ( mi papa es mas alto y mucho mas fornido que mi abuelo), mi abuela le tenía pavor y nunca se acostumbro totalmente ni a la vida ni a los animales de la zona.En cambio a mi me hubiera fascinado mucho estar allí, pero por esas épocas yo aun no existía ......., me gusta la selva, aunque a las anacondas y boas les tengo un prudente respeto: Una boa no ruge ni anuncia de manera alguna su ataque , lo que la hace 100 veces mas traicionera que cualquier otro animal salvaje.
Nunca he creído que puedan ser totalmente domesticas y siempre abrigo la sospechas de que en algún momento ellas me observarían como a un bocadito ( una anaconda adulta completamente desarrollada mide tranquilamente 10 metros; .....yo apenas tengo 1.55 mt .... (la estatura que herede de mi mama, que es muy bajita)....no seria mas que  una especie de piqueito snack para estas encantadoras niñas.

Lo cierto es que, un día Ámbar, al parecer despertó mas hambrienta de lo normal luego de varios días de prolongado sueño, esa semana con mala suerte, se había retrasado la compra de su merienda.Como era costumbre en ella, se habría  deslizado desde su nido en el patio hasta la cabaña (una mini- casa de árbol construida especialmente para ella), mi padre que aún era adolescente recuerda haberla visto atravesar el jardín, la acarició, pero ella  chúcara, esquiva, y muy altanera prosiguió su ondulante paso hasta el lugar favorito del abuelo: no lo encontró. Todos creyeron que Ámbar se habría quedado allí a esperarlo, pues a el le tenia una preferencia única y especial, nadie se dio cuenta que, en algún momento aburrida y hambrienta, supero las mallas protectoras  y se fue de la casa decidida a conseguir ella misma su propio almuerzo.

Fue entonces cuando en la tarde se escucho un alboroto entre los señores que trabajaban para el abuelo: entre todos trataban de desenroscar a Ámbar de la pantorrilla de un hombre, al que llego fracturarle la pierna, la terrible Ambar se había escondido debajo de la plataforma de un depósito, donde se almacenaba madera talada, afortunadamente , ella aun era muy joven y su fuerza  no era descomunal, por lo que entre 4 hombres pudieron contenerla, en ese entonces mi padre ya sabia manejar armas, mi abuelo le había enseñado a disparar. A mi papá le dio pena infinita hacerlo, pero Ámbar no entendía razones, terriblemente terca y tozuda no soltaba su feroz abrazo; todos estaban horrorizados y asustados. El abuelo cuando volvió en la noche con la cena para Ámbar y supo la noticia se quedo helado y lloro a mares, todo trataban de consolarlo diciendo que Ámbar era salvaje e imprevisible, a lo que el abuelo respondió

Si hubiera sido salvaje les hubiera atacado a cualquiera de ustedes: pero ella no lo hizo busco que comer fuera de la casa....

Quizás desde su oscura inteligencia y sencillo amor animal,  quedo confusa y enojada, cuando intentaban arrebatarle "su presa", así lo entendió ella , que no sabía ni comprendía mas allá de su propia naturaleza e instinto ,  las reglas de convivencia humanas......
Quizás quedó atónita al llegarle la muerte de las manos de quien menos esperaba....

La desgracia es que no tenían en casa ningún dardo tranquilizante con que dormirla, y para salvarle la vida a aquel señor no quedo mas remedio que sacrificarla. Ámbar no conocía ni les eran familiares los señores que hacían cultivo....por lo que no tuvo reparo alguno en atacar a uno, sientiéndose hambrienta como estaba.Ella no es el único caso de accidentes desgraciados, una familia norteamericana se llevo consigo una cría de anaconda, creció y la tenían libre en departamento como si fuera un perrito domestico (grave error), la verdad es que el animal jamas ataco a nadie de la familia, según los nativos, las anacondas, hembras sobre todo, domesticadas desde su nacimiento al crecer son fieles y leales guardianas....( esto me es difícil de creer o asimilar) .....pero nunca dejan de ser salvajes ni depredadoras: lamentablemente un día salio "de paseo" sin que nadie se percatara y devoró a dos bebes (entro sin que nadie se diera cuenta a un hospital cercano ), la familia afectada  demando a los dueños de la anaconda, amen de la terrible pena de perder a sus hijos, el irreparable sentimiento de culpabilidad de los otros.

Es una responsabilidad enorme y un peligro potencial criar animales salvajes.
No es raro encontrar en los pueblos mas alejados y remotos de de la Selva ( aquellos pobladores que ni siquiera cuenta con documento de identidad) que alguna familia las tenga, como si de un perro domestico se tratara.Pero la realidad de un lugar así es muy diferente a la de la ciudad, estas personas están mas conectadas con la vida silvestre y conocen mejor sus recursos beneficios y peligros.
La ciudad con todos sus ruidos industriales , con la  aglomeración de gente con diferentes olores amenazantes y desconocidos (pensemos en términos animales) generan un estress enorme a las serpientes.
Para alguien que vive en una comunicad en la misma selva puede ser posible tener una anaconda, pero no es posible hacerlo en la ciudad.

En fin......esa fue la triste historia de Ámbar......de anacondas y yacumamas,...... ellas casi siempre son denominadas por los selváticos, en genero femenino, como "madres" de las aguas. Pero la diferencia entre ambas es abismal, las yacumamas son criaturas gigantescas, sigilosas ,silenciosas, cuya mirada hipnótica paraliza a sus curiosas y desprevenidas presas, cuando se hayan frente a ella, no pueden hacer nada para escapar debido a su velocidad  y a su abrazo mortal.
Mi abuelo jamas vio una Yacumama, solo escucho los relatos de los selváticos y las supuestas huellas de su paso....


Durante el año de 1906 el famoso explorador comandante Percy H. Fawcett afirmó haberse encontrado con una anaconda gigante mientras viajaba por el río Amazonas. Disparó a la criatura y observo como agonizó.Él recordaba: "Caminamos en tierra y nos acercamos al reptil con precaución. Estaba inmobil, pero los escalofríos siguieron corriendo arriba y abajo del cuerpo como soplos de viento sobre una loma de montaña. En cuanto fue posible medir, una longitud de 14 metros yacía fuera del agua y 5 metros en ella, haciendo una longitud total de 19 metros... tan grandes ejemplares como este no pueden ser común, pero los senderos en los pantanos alcanzan un ancho de 2 metros y apoyan las declaraciones de los indios y los recolectores de caucho que la anaconda a veces alcanza un tamaño increíble, eclipsando por completo el disparo por mí. La Comisión de fronteras brasileño me dijo de uno muerto en el río Paraguay superior a 24 metros de largo!"

Sin embargo lejos estaban de estar convencidos los profesionales académicos y los herpetólogos. Las monstruosas serpientes sólo parecían ser algo evidentemente descabelladas.

Por lo que la controversia siguió por otro siglo hasta que dos hermanos, Mike y Greg Warner, montaron una expedición en las selvas del Amazonas buscando evidencia de las monstruosas serpientes. La expedición no fue concluyente, aunque registraron senderos de serpiente gigantescas y tomó testimonios de nativos que afirmaban haber visto la Yacumama. Mike Warner habló con cientos de indígenas y trabajadores que tuvieron encuentros con la Yacumama. Él investigó miles más. Señala que ambas tribus nativas de ciertas regiones de África y los nativos cerca del río Amazonas en América del sur describen una enorme serpiente que "lleva el agua con ella".

Aunque la primera expedición no pudo encontrar la esquiva Yacumama, los hermanos estaban sin inmutarse. Después de recaudar nuevos fondos dos ellos montaron otra expedición al Amazonas.

Durante la segunda expedición, Warner tuvo éxito en encontrar y fotografiar áreas donde vive la Yacumama, las lagunas que se forman cerca de los ríos, sus trincheras (algunas de casi 2 metros de ancho) y fotografiando algunas de las gigantescas serpientes, no la Yacumama, pero igual de imponentes. Estas fotografías son las que excitaron a los investigadores de la National Geographic Society.





Lo que encontraron se sumó con los informes de testigos anteriores.


Con los años, muchos avistamientos de la Yacumama han incluido descripciones de la serpiente con cuernos brotando de su cabeza. Esta característica peculiar, mencionada en tantos informes de observadores independientes a lo largo de la Amazonia, ha llevado a Warner a la hipótesis de que la Yacumama podría ser una versión prehistórica de las cecilias de hoy en día. La mayoría de las 50 especies o menos de cecilias que han sido catalogados tienen un surco a lo largo de ambos lados de la cabeza que contiene tentáculos retráctiles. Para los observadores inexpertos, pueden aparecer como cuernos.


Según Mike Warner, "La especie exacta de esta criatura es desconocida pero creemos que las características físicas y el comportamiento son la de una serpiente — o anfibios — con comportamiento similar a un cecilias". — Una criatura anfibio similar a una serpiente.

La mayoría de los testigos que han avistado una Yacumama no han pasado mucho tiempo estudiando a la criatura — generalmente han pasado sobre ella por casualidad y luego daban media vuelta y corrían por su vida.

La investigación de Warner lo llevó a descubrir que la Yacumama busca a su presa cerca de las regiones donde dos ríos se funden en uno, llamado "confluencia". Determinó que las áreas proporcionan a los colosales depredadores un suministro constante de alimentos.

Él plantea la hipótesis de que tal capacidad puede tener uno o más de los siguientes propósitos:


  1. Las impresionantes presas o el derribar árboles en su camino. La Yacumama presuntamente engulle agua y le tira a su presa como un cañón de agua.
  2. Mientras "lleva a agua con ella" es posible que pueda utilizar esta presión de agua para sostener su estructura esquelética, mientras se mueve a través de la selva.
  3. También puede utilizar el agua como un instrumento de madriguera — como un gusano hace en el suelo, por lo tanto, tiene semejanza en algunos rasgos a un Gymnophiona. Los indígenas de la Amazonía peruana testifican un fuerte ruido que se puede escuchar cuando la Yacumama esta de caza durante la temporada de lluvias.


Todos los avistamientos de estas gigantescas serpientes tienen descripciones similares. Warner considera que las serpientes que los nativos llaman la Sachamama — madre de la tierra — son las mismas serpientes como la Yacumama. Han crecido tan grandes que se han vuelto prácticamente inmóviles y por lo tanto ya no se alimentan de presas capturadas en el agua. Él extrapola esta hipótesis:"En este punto se pueden liberar feromonas para atraer serpientes de la misma especie y así se alimentan de ellos. Este proceso puede incluso restringir a la población de esta especie en un área determinada."


En fin, se dice que quien vio a las yacumamas no vivio para contarlo, mientras que las anacondas si, los selvaticos especialmente los niños suelen representarlas de forma positiva, incluso en su cultura les han dedicado bailes y ofrendas ( al llamado "Baile de la Anaconda")

Para muestra un botón de niños que prefieren, a las anacondas, como mascotas, desde siempre que he escuchado sobre accidentes , nunca han sido para el propietario, sino que la serpientes han atacado a gente extraña de la familia.




referencias:
http://cryptidchronicles.tumblr.com/post/13240335902/yacumama-giant-monster-snake
http://conspiraciones1040.blogspot.com/2013/07/la-legendaria-yacumama-la-mas-grande.html

6 comentarios :

  1. Querida Giuliana, tendrás que perdonarme pero no hay nada que me de más yuyu que las serpientes. He tenido que pasar tue entrada de largo sin leerla. Solo ver las fotos de refilón me he puesto enfermaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Espero que no te molestes, te comentaré en otra entrada!!!! XD !!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lidia amiga , claro que no :-) , no te preocupes ...primero que nada gracias por visitar mi casita...esto de las culebras son cosas de mi familia paterna que vivió en la selva .....yo mas bien soy muy nerviosa y le tengo miedo a los perros...es un miedo irracional...por que de hecho una serpiente es mas peligrosa que un perro ...es cosa de costumbre...
    al final prefiero a los michines.....los amo!!

    Besos :-)

    ResponderEliminar
  3. Uy amiga a mi las serpientes y demás reptiles es que me dan una grimaa.
    Pero el post muy trabajado.
    Besos amiga

    ResponderEliminar
  4. :-) jejeje como que no soy muy lindas , gracias por la visita amiga

    ResponderEliminar
  5. Ay... que cosita que me dan las serpientes. Te felicito por lo bien documentada que estás. Pensar que algunos la tienen de mascotas. Uffff, mejor es tener un gato en las faldas no?. Como dices tú... Yo tengo la mía.
    Besos

    ResponderEliminar

Galería Gatuna

Galería Gatuna

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

© Sendero Libre , AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena