Sidartha




Sidartha ( del libro de Herman Hesse) cuando abandona su vida de rico comerciante y regresa a su antigua vida de samana , luego de salvarse , por un chispazo de su mente, un chispazo de su conciencia , en un intento de suicidio se arrepiente y conoce a un barquero con el que charla.... este barquero le dice que el Rio siempre enseña algo....

Sidartha que tuvo que perderlo todo y llegar al pozo de la desesperacion al punto de querer terminar su vida, de pronto ya en el limite mismo de perder la conciencia en el umbral de la muerte, algo en su interior surge y bucea hasta la superficie del rio y desiste de su intento de suicidio....solo de esta manera Sidartha se desconecto para siempre de su pasado y empieza una nueva vida , sin absolutamente nada en sus bolsillos....una vida en la que pareciera que hubiera "muerto todo" para haber nacido de nuevo.

Fragmento


Con ansiedad deseaba no saber nada de sí mismo, permanecer tranquilo, muerto. «¡Que caiga un rayo y me mate! -pensaba-. ¡Que venga un tigre y me coma! ¡Que tome un vino, un veneno que me adormezca, que haga olvidar y dé un sueño sin final! ¿Queda alguna suciedad con la que todavía no me haya manchado? ¿existe alguuna necedad que no haya cometido? ¿Un vacío del alma sin sentir? ¿Era posible respirar y aspirar una y otra vez, sentir hambre, volver a comer, dormir, permanecer junto a una mujer? ¿No se había agotado ya ese círculo para Siddharta?» Llegó junto a la orilla del gran río del bosque, el mismo que le hizo cruzar un barquero cuando todavía era joven y venía de la ciudad de Gotama. Se detuvo vacilante a la orilla del río. El cansancio y el hambre le habían debilitado. ¿Para qué seguir adelante? ¿Hacia dónde ir? ¿A qué destino? No, ya no existían objetivos en su vida; lo único que palpitaba era una ansiedad profunda y dolorosa de arrojar ese sueño confuso, de escupir ese vino soso, de zanjar esa vida miserable y vergonzosa.
......miró hacia abajo y sintió deseos de soltarse y de desaparecer bajo el agua. Un vacío estremecedor se reflejaba entre las ondas, al que replicaba el terrible hueco de su alma. Sí, estaba acabado. Sí, para Siddharta, con la vida destrozada y sin meta, con su formación malograda, ya no quedaba otra solución que lanzar su existencia a los pies de los dioses con una sonrisa irónica. Ese era su deseo: ¡La muerte, la destrucción de la forma odiada! ¡Que los peces devoren ese perro de Siddharta, ese demente, ese cuerpo desmantelado y podrido, esa alma decadente! ¡Que los cocodrilos se lo coman! ¡Que los demonios lo descuarticen! Con el rostro desencajado y enojado clavó su vista en el agua: al ver el reflejo de su cara escupió en el agua. Lleno de abatimiento separó el brazo que apoyaba en el tronco y se volvió un poco para deslizarse y hundirse de una vez para siempre. Se hundía hacia la muerte con los ojos cerrados. En ese instante sintió una voz llegar desde remotos lugares de su alma, del pasado de su agotada existencia. ...... Y en el momento en que la palabra Om alcanzó el oído de Siddharta, de repente despertóse su espíritu adormecido y reconoció la necedad de su intención. Siddharta se asustó profundamente, y pensó cómo había podido llegar a aquel punto; se encontraba tan perdido, tan confuso, y tan abandonado de toda sabiduría que había intentado buscar la muerte. Un deseo tan pueril había podido crecer en su interior: ¡Encontrar la tranquilidad terminando con su vida! Lo que no habían logrado en todo ese tiempo la tortura, el despecho y la desesperación, lo consiguió el Om al penetrar en su conciencia. Siddharta reconoció su gran miseria y su error....... Y de nuevo volvió a tener conciencia del Brahma, del carácter indestructible del regalo de la vida... que había llegado a olvidar.



Pensó Sidartha: «Ahora que por fin han sucumbido todas las cosas pasajeras, ahora que vuelvo a estar bajo el sol, como cuando fui un chiquillo, me doy cuenta de que no sé nada, de que no soy capaz de nada, de que no he aprendido nada. ¡Qué raro es todo esto! ¡Ahora voy a empezar de nuevo, como un niño, a pesar de que ya no soy joven y que mis cabellos empiezan a encanecer -sonrió otra vez-. Sí, tu destino será muy singular.» Siddharta se perdía, pero ahora volvía a encontrarse en este mundo y se veía vacío, desnudo e ignorante. Y sin embargo, no podía sentir pena por lo sucedido. No. Al contrario, tenía deseos de reír, de burlarse de sí mismo, de chancearse de todo ese mundo tan necio y tan absurdo.
«¿No parece que he precisado dar grandes rodeos para convertirme paulatinamente en un hombre, para dejar de ser filósofo y vivir como una persona vulgar?» Y, a pesar de todo, ha sido un buen camino, no ha muerto completamente el pájaro que se alberga en mi interior. Pero, ¡qué camino es ése! He tenido que sobrevivir a tanta ignorancia, vicio, error, asco y desengaño de mi mismo y de todos, tan sólo para volver a ser un hombre que no piensa, como los niños...ser como un niño, y solo así, poder empezar de nuevo. No obstante, todo ha ido bien, mi corazón se alegra, mis ojos ríen. He tenido que sufrir con desesperación, me he visto obligado a rebajarme hasta la idea más necia, la del suicidio, para poder recibir la gracia , para volver a dormir bien y a despertarme mejor. Tuve que convertirme en un ignorante para poder encontrar al atman (alma) en mi interior. He tenido que errar para volver a resucitar 

4 comentarios :

  1. Llevo mucho tiempo intentando entrar en tu blog y no sé que pasaba que nada.
    Y ahora buscando un correo he dado con un comentario tuyo de hace mucho y por fin he podido, entrar.Dime si tienes facebook y asi no nos perdemos de esta forma.
    Muchos besos amiga

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga por visitar mi casita , agregame a skype , te lo mando por correo.

    ResponderEliminar
  3. No tengo skype, pero lo que me mandes atraves de comentario no lo publico asi que me puedes mandar lo que quieras. Que solo lo veré yo.
    Besosss

    ResponderEliminar
  4. Hola Inma , gracias! te he agregado al chat de gmail, me conecto por mi movil, no entro mucho a la pagina ahora por que ando estudiando , besotes.

    ResponderEliminar

Galería Gatuna

Galería Gatuna

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

© Sendero Libre , AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena